¿El café engorda?

El café, sea expreso, americano, cortado, capuchino etc. es la segunda bebida más consumida en España después del agua, llegando a formar parte de nuestro ritual diario. Siempre se ha hablado sobre los beneficios y las contraindicaciones que tiene el café para la salud y a veces es difícil orientarse.

Por ello, vamos a aclarar todas las dudas sobre si el café engorda cuando estamos a dieta. Todo el contrario de lo que se sueles oír, el café nos puede ayudar a perder peso… pero en dosis elevadas, puede incluso tener el efecto contrario.

¿Por qué engorda el café?

Tanto si preparas tu café diario a partir de granos de café, café molido o café soluble, lo importante para evitar ganar peso es optar por el café negro. Si toma varias tazas de café al día con azúcar y/o leche añadida, el consumo diario de calorías será mucho mayor que si sólo tomas café solo.

Esto se debe a que el café negro básicamente no contiene calorías. Si se añade una cucharita de azúcar, se ganan 24 kcal. Si añades 15 cl de leche semidesnatada a tu café, tendrás otras 70 kcal… Y así es porque casi siempre el café engorda. Si consumes 4 cafés de esta manera durante el día, son un total de 376 kcal, lo que no es nada despreciable.

Para preparar tu café solo de la mejor manera, aquí puedes encontrar las mejores cafeteras express recomendadas y testadas por nosotros mismos.

Para hacerse una idea de lo que esto representa, esta bien saber que la ingesta calórica diaria recomendada para una mujer de mediana edad varía entre 1800 y 2200 kcal, dependiendo de la actividad física practicada. Para un hombre, está entre 2300 y 2900 kcal.

Pero, si una taza de café negro equivale a 0 calorías, uno podría pensar, lógicamente, que se puede tomar café solo sin riesgo de ganar peso. Sin embargo, no parece ser el caso. Esta vez, la razón es la cantidad de cafeína, cuyos efectos no deben pasarse por alto. Veamos qué pasa.

Los efectos de la cafeína en tu dieta

Muchas personas no pueden imaginarse empezar el día sin una taza de café, porque les da un impulso. Este efecto esta creado por la cafeína. Aquí están los efectos:

Cuando el cuerpo ingiere cafeína, produce una hormona llamada cortisol (la misma que se produce cuando se siente estrés o miedo) y comienza a liberar insulina. Si esto ocurre con demasiada frecuencia, el cuerpo convierte el glucógeno en glucosa, o azúcar.

Por lo tanto, el café engorda aunque tomas café negro, porque una cierta cantidad de azúcar acabará en la sangre. Esto proporciona más energía, que luego se convierte en grasa si el cuerpo no llega a gastar esa energía.

Además, se sabe que el exceso de café es malo para el sueño. El insomnio es una fuente de exceso de peso, porque el organismo se ralentiza y es menos capaz de quemar calorías. Además, cuando estás cansado, tiendes a comer comida rápida, que es más desequilibrada y engordaras más fácil.

En resumen, beber café engorda porque la cafeína aumenta la cantidad de grasa en el cuerpo, que no es capaz de quemar. Por supuesto, algunas personas sentirán este efecto más que otras según tu metabolismo y estilo de vida.

El café también te puede adelgazar

El café tiene un ligero efecto supresor del apetito. El JAND (Revista Americana de la Academia de Nutrición y Dietética) publicó un estudio que demuestra que según cada persona el café tiende a suprimir el apetito.

No hubo pruebas de que los consumidores de café cambiaran sus hábitos alimenticios hasta el punto de perder peso rápidamente.

Aun así, son buenas noticias, ¿verdad? Pero eso no es todo…!

Un gran número de estudios demuestran que tomar una taza de café antes de hacer deporte permite realizar sesiones más largas y sostenidas y por tanto perder más calorías. Por lo tanto, el café puede ayudar a perder peso como parte de una dieta sana y equilibrada.

El impacto del café en el peso es bastante pequeño, pero existe. Tal y como hemos mencionado antes, el café por sí solo no nos hace perder peso, ¡pero es un empujón energético eficaz en tu lucha para adelgazar!

En resumen, el impacto del café sobre el peso

Es importante tener en cuenta que el café no es un quemador de grasa. No confíes toda tu dieta en el para perder peso. Por el contrario, para evitar que el café te engorde, asegúrate de tomar el café negro o con un mínimo de azúcar y no superar las 5 tazas diarias.

Tampoco hay que descartar el café en totalidad ya que tiene su lugar en nuestros pequeños placeres cotidianos.

Así pues, ¡disfruta de tu café sin sentirte culpable, pero con medida!